UJIERES

Durante la edad media, la palabra Ujier hacía referencia a la persona encargada de guardar las puertas en los palacios. Cuidaban de que solamente pasaran al interior aquellas personas que tuvieran motivos serios para reunirse con el rey.

En aquellos tiempos uno de los personajes más importantes del gobierno era justamente la persona encargada de guardar las puertas del palacio. En sus manos se hallaba la llave del mismo. Por ende, debía ser alguien que gozara de toda la confianza del rey. Si el ujier traicionaba al rey, las llaves del palacio y con ellas el rey mismo podían caer en manos enemigas. El ujier era el que concedía o negaba acceso al rey.

En la actualidad es usada con poca frecuencia. No obstante, “en algunos tribunales y cuerpos del Estado [el Ujier] tiene a su cargo la práctica de ciertas diligencias en la tramitación de los asuntos, y algunas veces cuida del orden y mantenimiento de los estrados.”

Podemos decir en síntesis que la labor del ujier está relacionada con 1) la recepción de las personas a la entrada del edificio; 2) la custodia de las puertas, así como el cuidado de que las diferentes actividades que se realizan al interior sean hechas sin ningún contratiempo; finalmente, 3) velar por la adecuada presentación de las instalaciones, en la medida de sus posibilidades.

En la Biblia

Aunque la Palabra “Ujier” no se encuentra en la Biblia, las principales responsabilidades del mismo pueden ser percibidas a lo largo de sus páginas. Veamos algunos ejemplos.

En el Antiguo Testamento

En la Biblia no se halla la palabra Ujier, pero sí encontramos en el Antiguo Testamento una muy parecida y de igual importancia: shoér que quiere decir: custodio de la puerta o portero. En 2da Crónicas 8: 14 se nombran los siguientes cargos como los más importantes de la labor del templo:

               -           Los Sacerdotes: Encargados de los sacrificios y de interceder por el pueblo

              -          Los levitas: encargados de cantar y ayudar a los sacerdotes

              -          Los porteros: encargados de guardar las puertas del templo

Es decir, los ujieres o encargados de las puertas eran también levitas y se hallaban en igual prominencia que los cantores.

Son muchas las razones por las que el ministerio de los ujieres es muy importante en la iglesia.  Entre ellas están las siguientes:

. En primer lugar, el ujier es a menudo el primer representante oficial de Jesucristo que las personas ven al entrar en la casa de Dios. La actitud positiva que el ujier comunica a los miembros de la iglesia y a los amigos visitantes, ayuda a dar el tono espiritual, de confianza y de reverencia en todo el servicio.

. El ujier podría ser el único contacto individual que la iglesia haga con las personas durante su asistencia al servicio. Los predicadores, maestros, cantores y músicos ministran a las personas en grupos mientras que los ujieres ministran a las personas de manera individual. Un saludo amable con una sonrisa, una palabra de aliento dirigida por el Espíritu, puede ser lo más importante que algunas personas reciban al asistir al culto. Recuerden que las primeras impresiones son muy, muy, muy importantes y muchas veces muy duraderas. 

. El ujier es la única persona cuyas funciones no pueden reemplazarse ni omitirse. Puede omitirse la predicación en algún culto, ha habido servicio sin alabanza, a veces se ha suspendido una clase; pero no hay sustituto para el trabajo de los ujieres. Los ujieres son importantes en toda clase de reunión de la iglesia. El ujier ocupa un importante lugar de servicio en la iglesia, tanto como ser maestro en una clase de Escuela Dominical, ser parte del Coro, o cualquier otro lugar de responsabilidad. 

. La Biblia dice "Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel."  1 Corintios 4:2.  El ujier que tiene un trabajo para hacer y lo hace lo mejor que pueda según su habilidad, siendo fiel a su tarea, recibirá el mismo grado de recompensa como un predicador o un pastor quien ha hecho su trabajo fielmente.  La Biblia no requiere que tengamos gran talento; sino que el talento que tenemos sea presentado y rendido a Dios.

Antes de poder realizar su labor con efectividad, es importante que el ujier se analice a sí mismo, en las diferentes áreas de su propia vida y apariencia.

MISIÓN

Somos un Ministerio preparado para el servicio en la obra de Dios. Hombres y mujeres llenos del poder del Espíritu Santo, dispuestos a servir con excelencia a la iglesia y a todos los que nos rodean.

VISIÓN

Formar el carácter de nuestro señor Jesucristo en hombres y mujeres, para que con alegría y amor sirvan al Señor, y el Reino de Dios sea extendido a toda la tierra a través de la excelencia en el servicio en la obra de Dios.

OBJETIVOS DEL MINISTERIO (Filipenses 2:5-11)

  • Instruir y adiestrar a los ujieres seleccionados por la iglesia.
  • Realizar de manera eficiente y con excelencia la labor encomendada.
  • Servir con amor y alegría a la iglesia, basados en el modelo de vida de nuestro Señor Jesucristo.
  • Estar en completa dedicación a Dios y al programa de la iglesia.
  • Dejar la más hermosa impresión en todas aquellas personas que visitan la congregación.
Tenha você também a sua rádio