Siguenos en:

EL EVANGELIO SEGÚN MATEO CAPITULO 27

22 FEV 2018
22 de Fevereiro de 2018

TEMAS IMPORTANTES DE ESTE CAPITULO 

1.Jesús nunca fue víctima de los demás; también en su sufrimiento se revela como `Rey'.

 Él sufre voluntariamente, con el propósito de librarnos de nuestras culpas. Jesús morirá como lo había dicho. En su sabiduría Dios permite que la maldad de los hombres se lance con furia en contra de su Hijo. El Señor encamina todas las cosas para que ellas ejecuten su voluntad. Esto nos enseña que a pesar de que el hombre despliegue todo su odio en contra de Dios, Él nunca pierde el control de la situación; su soberanía y gobierno son absolutos.

 2-3. Jesús sufrió inocentemente.

 Judas, la esposa de Pilato, y el mismo gobernador comprueban la inocencia de Jesús. Sin embargo, Jesús debe morir. Barrabás fue puesto en libertad, mientras que Jesús tuvo que morir. Esto nos manifiesta claramente la muerte suplente de Jesús. El justo entregando su vida por los injustos, por nosotros.

 4. Jesús, el Rey, padece todo por el bienestar eterno de sus súbditos.

 Él soporta las burlas y la corona de espinas de los soldados romanos. No se resiste ni protesta contra tal crueldad y el escarnio. ¿Cómo nosotros soportamos la burla y el desprecio por ser cristianos?

 5. La tentación en la cruz fue muy pesada, pero a la vez puso a prueba el gran amor de Cristo por los pecadores.

 Los hombres ponen en duda su poder, su cualidad de ser Hijo de Dios y sus hechos de salvación hacia otros, incluso su confianza en Dios. Si tuviese poder, decían ellos, tendría que mostrarlo en ese preciso momento y emplearlo para sí mismo. Pero el poder de Jesús se muestra justamente cuando Él desiste usarlo para sí mismo, y sufrir voluntariamente lo que nosotros teníamos que sufrir: el abandono de parte del Padre. ¡No existe amor más grande que el de Jesús!

 6. Jesús sufrió la lejanía del Padre para que nosotros no la suframos eternamente.

 El sufrimiento de nuestro Señor se eleva a alturas insospechadas para la comprensión natural, cuando de la cruz

exclama: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?". Por un momento nuestro Señor, por causa de la multitud de pecados que cargaba sobre sí, debió soportar todo el peso de la ira de Dios, la misma condición infernal. Por amor a nosotros se vio privado de la presencia de Dios para que los que en Él creen no experimenten las penas del infierno: separación eterna con Dios.

 7. Después de la muerte de Jesús, en seguida se hacen visibles las consecuencias de ella.

 El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo, indicándonos que desde ahora hay un nuevo camino

hacia la comunión más íntima con Dios (Hebreos 10:19). La tierra tembló y los sepulcros se abrieron, mientras que muchos de los santos resucitaron después de la resurrección de Jesús. Un día la tierra devolverá todos los muertos que murieron en el Señor. La victoria de Jesús en la cruz es la garantía de que tal evento acontecerá. Por último, un centurión confesó su fe; cualquiera que fuera la calidad de esta fe, el centurión es un nuevo testigo de la inocencia de Jesús y la promesa de una cosecha inmensa de nuevos creyentes.

 8. Aunque reina todavía la muerte, ningún poder puede detener el triunfo de Dios sobre la muerte.

 Para Jesús la muerte fue el colmo de su humillación, no obstante, el Señor recibió un entierro como Rey. Los suyos, al poner tanta atención en el entierro, mostraban su carencia de fe sobre las palabras de Jesús acerca de su resurrección. ¡Los únicos que las recuerdan son sus adversarios! Ellos, con todo su esfuerzo, quieren dejar a Jesús en la tumba. Pero ¿qué poder puede detener a Jesús en su resurrección? Si nos cuesta a nosotros creer en la resurrección de nuestro propio cuerpo, recordemos entonces este maravilloso suceso acaecido en la historia.

 

AVIVA CAMHI

Voltar

Sede social del Ministerio
Rua goncalves dia 191
Bras 
Tel. (11) 28558928