Siguenos en:

Frases enfurecidas

29 JUN 2017
29 de Junho de 2017

Es probable que los vecinos no supieran qué pensar cuando me vieron por la ventana un día de invierno, parada frente al garaje con una pala en las manos y golpeando ferozmente un bloque de hielo en la alcantarilla. Con cada golpe, vociferabafrases temáticas: «no puedo hacerlo»; «no esperen que lo haga»; «no tengo suficiente fuerza». Además de cuidar niños y tener otras responsabilidades, debía lidiar con el hielo… ¡no aguantaba más!

Mi enojo estaba envuelto en una serie de mentiras: «me merezco algo mejor»; «con Dios, no basta»; «a nadie le importa».

Cuando el enojo nos atrapa, caemos en la amargura y nos estancamos. El único remedio es la verdad, y esta verdad es que Dios, en su misericordia, no nos da lo que merecemos: «Tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan» (SALMO 86:5). Él también es más que suficiente (2 CORINTIOS 12:9). Sin embargo, para descubrir estas verdades, tal vez sea necesario que nos detengamos, dejemos la pala de nuestros esfuerzos personales y tomemos la mano llena de gracia y misericordiosa de Cristo. Dios es lo suficientemente grande como para escucharnos y, además, amoroso como para mostrarnos, en su momento, hacia dónde ir.

Voltar

Sede social del Ministerio
Rua goncalves dia 191
Bras 
Tel. (11) 28558928